Lu - Vi 08:00 - 21:00

Sá 09:00 - 14:00

Vecinal 151

Las Condes, Stgo

Edit

Sobre nosotros

En Clínica Vie Et Santé hemos desarrollado un método único y efectivo en la baja y control de peso. El éxito de nuestro método se basa principalmente en el apoyo integral al paciente de todo nuestro cuerpo médico; Medicina, Nutrición, Psicología, Auriculoterapia, Kinesiología y Estética, donde la enseñanza y el apoyo permanente, genera cambios de hábito en el paciente que permiten una baja de peso efectiva.

Información de contacto

Aprendamos a leer el etiquetado nutricional

El objetivo de aprender a leer el etiquetado nutricional es identificar el tamaño correcto de las porciones, el total de calorías proporcionadas en una porción y/o empaque, así como los nutrientes específicos de cada alimento o bebida, con la finalidad de elegir de forma correcta la opción más sana

Cada producto viene con su etiquetado nutricional, donde podemos encontrar toda la información necesaria para tomar una decisión informada sobre la calidad nutricional del producto.

Podemos distinguir el aporte nutricional por 100g del producto o por porción, esta última se refiere a lo recomendado para comer por vez. Muchas veces un mismo empaque trae consigo más de una porción, por lo que es fundamental poder distinguir la cantidad que corresponde a una porción.

Bajo toda etiqueta encontramos el desglose de los ingredientes que contiene el producto, siempre ubicado de mayor a menor en cantidad, por lo que si un producto trae como ingredientes principales algún tipo de azúcar, ya nos alerta de la calidad  nutricional deficiente de este.

Vamos a revisar los valores nutricionales para orientar:

Se sugiere que por porción de un alimento, este contenga menos de 3 g de grasas totales y menos de 5 g de azúcares totales. Y preferir siempre aquellos productos que tengan menos ingredientes, ya que a mayor cantidad más ultra procesado es y por ende menos saludable.

Recordemos que siempre debemos preferir alimentos naturales como las frutas y verduras, lácteos descremados y cereales integrales. Y dejar los productos procesados solamente para consumo ocasional y no como parte de nuestra alimentación habitual.